Navidad 2008

Me dijeron...

Y andaban por allá, cuentan que unos camellos
Pausados, lentos, casi fatigados
Contemplando sólo su aquel lejano cielo
Saturados, dicen, de regalos.

Y cerca de ellos, la gente les seguía
Hablando de entre si, llenos de gozo
Venían de muy lejos, días tras días,
con sus andares cortos, como rotos.

Y al fin, allá lejos, una luz
amaneció de pronto, reluciente,
era el Niño Dios, era Jesús
que nacía, cuentan, que por Oriente.


 

 

Burbujas de colores, en finos colgantes.
Cartas de niños, acumulándose, en una gran bolsa.
Esperanzas titilando para un nuevo año.
Esperanzas de comienzos, que traigan días felices.
Un pesebre que anuncia una nueva era:
Era de paz, de calmos anhelos,
para quienes soñamos, entregándole el alma...
¡Feliz Navidad y Año Nuevo!
Graciela María